Monthly Archives: December 2015

Desesperanza

Es tarde en la noche

los niños duermen

Hace rato se acabó el ruido de fondo

me siento frente a la ventana

respiro

siento la brisa fría de la meseta

el olor dulce de los árboles lejanos

 

Mientras todos celebran

 

me invade esta tristeza a contrapelo

me pregunto si en verdad

tenías que hacerme esperar veinte años

vendiéndome un paraíso en el que no creías

 

El aire fresco acaricia mis sienes

el frío eriza levemente

la barba sobre el candado

recuerdo cuántas veces te pedí

que no te tiraras medio siglo de esfuerzo conjunto

por una venganza minúscula

 

Tenías que lograr a toda costa

tu minuto de revancha orgásmica

sin importar

a quiénes se llevaban por el medio

quiénes fuimos excluidos a la fuerza

expatriados

marcados con estrellas

 

Tenías que ver cómo la ira me sobrepasaba

en una cola absurda

en la que me humillaste

a cambio de un paquete de pañales

un kilo de harina

o cualquier otra cosa

necesitabas disfrutar

mientras la frustración me consumía

para soltar el primer ademán de movimiento

 

Fue necesario que destruirlo todo

llegar al fondo y ponerte a cavar tu propia tumba

sin importar cuánto te suplicara

que te detuvieses

Tuve que renunciar a tener hijos para que tú los tuvieses

perdí mi fe para que tú la hallaras

te dejé solo con tu resentimiento

para que al fin

cuando yo ya no pudiese regresar

cuando ya nada tuviera remedio

concluyeras

que ya no crees en dictaduras

que ahora tienes esperanza en una patria

 

que tienes la ingenua osadía

de contar conmigo

 

La brisa noctura es suave

el frío leve

cuento respiraciones

abro los ojos

miro la luz en la ventana del frente

dejo pasar estrellas y nubes

dejo pasar tu recuerdo

 

 

Advertisements