Güisquilízate

Casino_Royale_2_-_UK_cinema_poster

Tengo algo que me ronda la cabeza. No. No es la imagen de Claudio Nazoa cansado de caminar, a pleno sol, marchando con la pancartica de “con mi güisqui no te metas”.  No; tampoco es el güisqui, ob-vi-a-men-te puej. Es una idea fija y en llave, la fija del 5 y 6. Será por eso que me despierto con el grito de Alí Kan: “Partidaaaaaaa”…Sí: partida y secreta.

Sería un delirio paranoide, de no ser porque yo mismo me doy cuenta y, como alguna vez dijo un viejo amigo: mi paranoia nunca me falla. Tengo algo que contarles. Tal vez, solo tal vez, si siguen leyendo, se depriman. Mejor no. En todo caso, si siguen, es bajo su propio riesgo.

Panos y panas. Amigos y amigas. Camarados y camaradas todos. Debo decir la verdad en esta oscura hora.

He llegado a la conclusión de que er dijunto, er inigualable, er intergaláctico, micomandantepresidente Hugo Chávez Frías, era en realidad un agente infiltrado de la CIA. Curioso: pasó tanto tiempo acusando a otros de ese cargo, que jamás se me habría pasado por la cabeza que el único agente de la CIA en suelo venezolano era, precisamente, él. Ironías de la vida. Claro está, todo ello fue producto de su capacidad ilimitada para concebir maniobras distractoras (pasó casi 18 años distraído, casi sin gobernar).

No. No estoy mamando gallo. Que no es broma. Piénsenlo dos veces.

En todos estos años, ¿cuántas veces le hemos suspendido el suministro de petróleo al imperio mejmo? ¡Nunca mi hermano! Nun-ca. ¿Por qué, ajá, por qué? Porque el único agente de la CIA que el imperio tenía en nuestro suelo sagrado, se encargó de asegurarles el suministro, pasara lo que pasara. ¡Faltaba más! Pa que vean: Tanto tiempo que esperé yo, aquí sentado, a que me llegara un cheque, o por lo menos un giro con el sueldo que supuestamente me pagaba la CIA como agente desencubierto… Y resulta que al intergaláctico se los depositaban en Suiza…

Eso que le descubrieron a los panas en el HSBC no era un sueldito ahí. Er dijunto tenía plata como pa montarse tres casinos en Mónaco. Por la medida chiquita, un Casino Royal. El intergaláctico era agente de la CIA, que se los digo yo. Pero no cualquier agente. Cobraba más que 007.

De pana que sí. Deja que me sirvo otro trago pa campanearme estos güisquilícs. Tan buenos.

Así paga el diablo…

Advertisements

Dejar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s