Monthly Archives: November 2013

אמרי רק להתראות

Homenaje a Arik Einstein. Un homenje fantástico a la vida: del blog de Andrés Villveces. No se lo pierdan.

avn va - עולם

Antier murió Arik Einstein. Sólo me enteré hoy, al meterme a Haaretz a ver noticias. Cuando vi tantas columnas dedicadas a Arik Einstein sentí de inmediato que se cerraba un ciclo para mí. Se despertaron mil memorias enfouies sous le joug du présent.

Arik Einstein fue el primer cantante de Israel que aprendí a reconocer. Sus canciones se podían oír en muchas partes. En el Ulpan, la clase de hebreo, al puro principio, en las primeras semanas de clase, Hila la morá nos pedía reconocer trozos de lo que estábamos aprendiendo en canciones de Einstein, Artzi, Gov, Alberstein, etc. Por alguna razón las de Arik Einstein fueron las primeras que se me grabaron. Tsaar laj vetsaar li: tienes penas y tengo penas – reconozcan el artículo segunda persona לך (laj) y primera persona לי (li). Ojev otaj, ojev otaj… ¿quién quiere a quién? אותך (otaj: a tí – femenino…

View original post 962 more words

It’s not so bad? Hold on.

We, venezuelans, we are f@#~d. Quite so. We go down and it gets worse. But when we reach the bottom (as a dear friend used to say) we start digging.

Ain’t get a quick solution. You don’t believe me? No problem. The actual state of facts is such that we will go on f@#~d for a long while. So I write this stuff, this thing I would prefer not to call by its name. Am I an outsider? I don’t know; I just feel uncomfortable each time I look my passport.

A few weeks ago, on November 9, it was 75 the anniversary of the Kristallnacht on 1938; the night when german Nazis begun the deportation of jews to Auschwitz, the fire of more than 1000 synagogues, the destruction of 7000 small shops and the confiscation of all their properties; brief, the night where begun the biggest pogrom of modern history. For sephardic jews this date is only comparable to March 31 1492, when the catholic king of Spain approved the edict of Granada.

VI A 3d2. Album 41 25

I move a step forward from the freedom that has given to me this desert  “que siempre va conmigo”, as Antonio Machado would say. I walk like a dasein, living on this eternal present. I choke on my old ID card, feel it like an unpleasant fishbone. I look at myself in the other’s discomfort, as  Leonardo Padrón; but even on them I cannot recognize my own face. I just see what I am not anymore.

I got used to this screenplay: My family, cousins  and friends say I overreact: things look worse when you don’t live in Venezuela, but for those who live inside it’s not so bad. So I exercise my memory: We bear the weight of the national finnancial crisis which started on February 18 1983 (venezuelan “black friday”), more than 30 years ago. The political crisis crashed on February 27 1989, 24 years ago. This means, more or less, a quarter of century living in the madness. One of the sharpest features of this has been the frequent devaluation of venezuelan currency. During the first 12 years of my life, the price of an american dollar was around 4.3 Bs/USD. On black friday the price jumped to 7.5. Jaime Lusinchi began his period, on 1984,  with a price of 13.55; when he left the charge to CAP on 1989 the price was 37.3, Venezuela reached a historical minimum of international reserves (quite enough for a few weeks of importations) and a black box of corruption, the bureau of RECADI, which controlled all negotiations in foreign currencies. It approved any operation of those who were close to the power, while worked against those who stood in the other sidewalk. Even the importation of industrial supplies was governed by this principle, for instance, two big newspapers (El Nacional and El Diario de Caracas) were near to close due to the scarcity of paper. On 1989 CAP started his period with a pack of economic measures approved and negotiated with the World Bank and the IMF. Venezuela returned to the free exchange of currencies and goods, the price of an american dollar was 40Bs/USD. Progressive mini-devaluations (the crowling-peg) let the price arrive, on November 1993, to 100Bs/USD.  Caldera started with a price of 108; on his period there were two huge devaluations: a finnacial crisis made him come back to the exchange controls, he let a fixed price of 168. On 1996 he returned, again, to the free exchange; the price had jumped to 289, and from there to  470 in less than three months, as a part of the economic program Agenda Venezuela of Teodoro Petkoff. The annual inflation of 1996 is Venezuela’s absolute historic maximum, over 100%. The price of the american dollar closed at 574. To summarize, from 1973 to 1989 the american dollar jumped from 4.3 to 574 Bs/USD, which means a devaluation of 1334,88%. On December 2007 it arrived to 5700. On January 2008 Hugo Chavez made a change of the currency denomination which supressed three digits, so the price started at 5.7. Now, on December 2014, the price of an american dollar in venezuelan new currency BF is actually unknown. There is a legal (i.e. controlled) price of 4.3BF/USD; but nobody will sell you a dollar at this price on the streets, and the most expensive goods are those we cannot find. Venezuelans go shopping in rally, they make family teams, the call each other by cell-phones.  Did you fin the diapers? Don’t buy the toilette-paper, your uncle found it. If you see some coffe, pick a 2nd pack for your sister. Web pages which publish the non-official price of the american dollar, have been blocked and/or hacked by the govenrment.  But Venezuela has a large permeable border which shares with Colombia. On last October, in the borderline the price of a new bug, in colombian pesos, was 1BF=50COP. In Colombia, the free price of the american dollar is 1USD=1992COP so you can make your own count: 1USD=(1992/50)=39.84BF.  This was on October. Since then, the price continued climbing and, according to other sources such as dolartoday, it is over 62BF/USD. Now do the same exercise as before: From 574Bs=0.574BF on 1998, e price of an american dollar has reached 62BF=62000Bs. This means that, in order to buy a stuff for which you paid only one bug of the old currency on 1998, now you have to pay (62000/574)=108,01 (old) bugs. The colossal proportion of devaluation corresponding to the period of Hugo Chavez is 10701,3% in only 14 years; this is 8 times the devaluation that occurred from 1973 to 1998 (25 years), in almost half the time. We should also remember that on those first 25 years the price of an oil barrel was always under 40USD; though in the last 9 years it has always been over 90USD and, during more than 3 years, it was over 120USD.

The balance of Hugo Chavez/Maduro versus the last 4 administrations  of the so called IVth republic, is this: In half the time (14 years against 25), with more than 3 times the profits; more than 8 times the previous devaluation.

Now, why I do this exercise?

Because I’m sick of those who say I overreact. I will not talk about the insecurity, if you want, just see here and compare. Venezuelans got used to the unbearable, they made it a part of their lives. The unadmissible is their hobby,  their theme of conversation on cafeterias and lunchs (even when there is no coffe or lunch at all), their trend in twitter. Suffering has become routine, but they don’t stop and realize how unadmissible the state of things is. They just go on with their lives, as far as it is possible. Also, a considerable part of them commits assaults, abuses, robbery, loots, pillaging. It’s easier than taking out the team in charge, because this would imply to admit, somehow, that they are co-responsibles of all this. It would be cheaper for our children and grandchildren if we just go to hell, if we just disappear, if one day we are not there anymore and we leave them it all, just like it is. They will have to pay debts.  They will not start on zero, but on negative numbers: we have, for instance, an affaire to conclude with China wich would be another chapter of this huge tragedy. But at least we will not be there to make them opposition. They would not have to deal with this damned, wicked, cursed, lost generation. Apathy stops us while, in front of our eyes, happen murders, thefts and burglaring, pillaging, kidnaping.

kristallnacht

We have on our noses a caribbean version of the Kristallnacht, but we don’t even recongnize it. The picture of this  trader lead to forced bankrupt (the note is in Spanish) appeared in all the newspapers and social networks; but we don’t get it. For God’s sake; those who sacked the small shops while crying on “the enemy”,  aren’t they soldiers, military officers and supporters of the government?  What have done the security forces, but staying with their arms crossed while looking? They have even marked people with stapms, as cows, in order to  “organize the looting”!

kristallnacth2

This loot comes from the upside. It has been created by the government itself, which needs desperately another excuse for justifying additional measures of force. “La bêtise insiste toujours”, said Camus. I have read, while choking tears, an article of Fernando Mires about this writer. How accurate he is. I am also thankful for having found another  article of Roberto Casanova about the deliberate manipulation that Nazis made on the german economy. Their works give me a light, a new explanation of the Kristallnacht, of all Kristallnachts.

First, it is a distraction manoevre: Target an enemy, distract the attention. Second: it is an empowering action. Kidnapping the economy and destroying the rules of free market is a way to eliminate, ipso facto, the economic liberties. So they have no cityzens anymore, but slaves; in this way the subdue the entire population through a chaotic economy controlled by a small group. This is absolutely perverse: Enemies are targetted, insulted, degradated, not allowed to work, expropriated,  taken appart of the economic system and; at the limit, sent to a reeducation camp or just exterminated. In the meanwhile, supporters face hunger and necessity; so they will consider it twice before becoming oppositioners. And so, each single person is force do choose beween hunger and extermination.

They close this wonderful circle by changing the rules, so everything they do is legal, like closing radio-TV stations and journals. They don’t make robbery, but expropriations. They don’t kidnap, disappear or kill opposers: they correct them, reeducate them. They apply the law; a law that has been written according to their own wishes. The best course in doublethink is the Constitution itself.

Everything’s OK, we just survive and can’t expect much more. As soon as I remember of De Gaulle, “Le destin du monde est là… Rien n’est perdu… Les mêmes moyens qui nous ont vaincus peuvent faire venir un jour la victoire… Quoi qu’il arrive, la flamme de la résistance française ne doit pas s’éteindre et ne s’éteindra pas..”; as soon as I remember  Jean Moulin; “Je ne savais pas que c’était si simple de faire son devoir quand on est en danger”. ; I simply get sick again.

How stupid we were. We never saw it come. How unable we are to move forward, to change this place where, individually or collectively, we have fallen. How f”#@ing stupid we are, that we still think it’s not so bad.

So I am so sorry to inform you that, from now on, I will not let my security, or my goods, or my family, in charge of anyone who says that everything’s OK. We are f@#~ed, if you don’t feel your !@#$%^&* it’s because we have been f@#~ed every day on the last 30 years. If we don’t change things right now, our children and grandchildren will be f@#~ed also. If you don’t get it, if you let those Nazis dressed up as socialists to f@#k you, your family and friends; if you allow them to go on doing more Kristallnachts, if you don’t stand for your principles,  if you don’t have principles, if you let them violate each rule, each human or civil or political or economic right; if you have lost the sense of reality and don’t see anymore the difference between good and evil, just take a minute and recover it.

Sorry to remind you: Victims of limit situations can, an do still stand for their principles. This is the lesson of Hannah Arendt“Homo homine lupus”? Is the man a wolf for other men? The right answer would be: “Se questo é an huomo…”, i.e. It depends on what you call a man. They make wolves of us as long as we let them; we arrive to be humans as long as we resist. This is the lesson of Primo Levi. Sorry to inform you: the Earth will not be yours.

So; if you agree with all this, don’t count on me anymore. Because this is the lesson of poetry, just in case you decide to resist: Keep your head. Do not look too god, nor talk too wise.  Fill the unforgiven minute. Be a man. This is the Will, that says to you, “hold ond”.

Demasiado humano

Acabo de leer esta nota de Leonardo Padrón, en la cual habla de lo que los venezolanos viven día a día, y los demás no nos creen: inseguridad, desabastecimiento, saqueos, rapiña, viveza criolla, supervivencia a costa de todo, corrupción, brutalidad, ceguera colectiva, colas endémicas y crónicas, y pare Usted de contar. Suscribo el artículo hasta la penúltima línea.

Ya no vivo en Venezuela. Al igual que Leonardo (sospecho que igual que a muchos venezolanos), a veces me pregunto si debería dejar de leer noticias, y a veces ya no me lo pregunto, dejo de hacerlo y listo. Al cabo de un rato, cuando ya no aguanto más y la ceja me tiembla, vuelva a mirarlas.

La última línea del artículo reza: “Que la furia sea tu mejor voto”. Me separo totalmente de esa frase. Respiro. Aquí voy otra vez.

Hace cuatro elecciones que no voto. Podría decir que es por motivos laborales: las elecciones siempre son el 8 de diciembre o en días cercanos, y yo termino de trabajar siempre entre el 15 y el 20,  no tengo chance de viajar a Venezuela y volver. Solo sería una excusa: hace 4 años me he podido inscribir en el consulado que me toca y no lo he hecho. No tengo moral para aconsejar nada, y pido disculpas de antemano si hiero la sensibilidad de alguien.

Por votar desde la furia, desde la ira y otros sentimientos semejantes, es que una parte de nuestra sociedad nos llevó a la mierda en que estamos. Por no dominar la furia es que nos vendieron la legitimidad de “freír a los adecos en aceite”, “acabar con los oligarcas”, “expropiar a los vendepatria”, “desaparecer a los escuálidos”, y más recientemente, de “saquear a los especuladores”. Es imposible estafar a un inocente. Hemos sido estafados como sociedad porque teníamos la ingenua malicia de quien quiere una venganza simple.

Antes de lo último que diré; es importante que aclare que nunca he votado por el proyecto chavista. Mientras estuve en Venezuela milité activamente en un partido político, fui y aún me considero de la oposición, hice campaña activa, gasté todas las suelas de mis zapatos en marchas y participé, a veces como miembro de algún centro electoral, otras como un voluntario, como un simple ciudadano más, a fin de construir una oposición democrática.

Hace un tiempo la furia me superó.

Mi familia me dice que no votar es votar por Maduro. Se equivocan. Agradezcan que no puedo votar, que he decidido no votar. Si pudiera, votaría por el chavismo-madurismo-cabellismo, una y otra vez, por la misma razón por la que muchos de mis conocidos votaron por Chávez durante 12 años: Para que todo esto se lo lleve quien lo trajo. Para que, aunque sea un suicidio, nos jodamos todos y el último que apague la luz. Solo cuando me escucho a mí mismo, cuando tomo distancia de esos pensamientos, me doy cuenta de la locura que implican. He logrado perdonar y perdonarme a mí mismo. Les deseo larga vida y el mejor destino a los Venezolanos. Larga vida a ese país al que ya no pertenezco y a ese proyecto que ya no es mío.

La neurona que me queda me ruega que no vote desde la furia. Soy humano. Ya saben por qué no voto.

No tocar. No mirar. No hablar.

Acabamos de tener un incidente con Milú. Ibamos con Santiago y con el Juli. Estaba sujeta con la correa, tranquila y sentada, en la acera. Una mujer y un niño se nos acercaron por detrás de improviso. Se acercaron demasiado, y demasiado rápido. Milú reaccionó y rasguñó con los dientes al chamo, en el puente de la nariz. Afortunadamente la herida fue muy superficial. La mujer se puso histérica. Como todo pasó frente a una farmacia, compré inmediatamente agua oxigenada y algodón; al verificar que la herida era leve, le dejé a la madre todos nuestros datos. Más atrás ya venía el papá del chamo, con ánimo más belicoso; pero me di cuenta y me fui a tiempo. Más tarde, el padre me llamó para que volviera, porque “me estaba esperando con la policía”. Le contesté que ya su esposa tenía mis datos, que podía venir a mi casa. Vinieron y entraron. Milú ni les paró media bola. Les mostré las vacunas y los papeles. Cuando me fue a reclamar; le contesté de la manera más cortés que me fue posible, que la responsabilidad no había sido del perro, sino de la señora madre del niño. El niño no iba de la mano del mayor, sino suelto. Milú no fue a perseguir al niño para morderlo; el niño fue quien se le acercó hasta que ella se sintió invadida. Reclamó el señor entonces que “no se puede entonces pasar al lado del perro porque entonces lo muerde a uno”. Con toda la paciencia le expliqué que él, en ese momento, estaba en la casa del perro, y el perro lo había dejado pasar sin problemas y no le había hecho nada (de hecho, justo en ese instante Milú estaba recostándosele, casi buscándole fiesta). Que el problema no era pasar al lado del perro, sino tocar sin previo aviso perros que uno no conoce. Uno nunca se acerca de esa manera a ningún perro desconocido. Menos aún le acerca la cara. Milú vio dos personas desconocidas que se le acercaban de improviso: si a uno mismo se le prenden las alarmas cuando dos personas desconocidas se acercan demasiado en medio de la calle; ¿Qué le vamos a pedir a un perro? En todos los canales de TV de Colombia hay en este momento una campaña espantosa sobre los perros que muerden gente. Una gran parte de estos incidentes no se deben a los perros, sino a los humanos; pero no queremos asumir nuestra responsabilidad. En lugar del amarillismo deleznable de siempre, deberían hacer una campaña educativa para enseñar al público las reglas básicas que se deben seguir al conocer perros extraños: 1. No tocar. 2. No mirar a los ojos. 3. No hablar. 4. Permitir que el perro olfatee, guardando una distancia prudencial. 5. Mantener una energía tranquila. Sería mejor para la salud pública que pegáramos por todas partes afiches de Cesar Millán. Nos saldría más barato.

No es para tanto

Estamos jodidos. Muy jodidos. Estamos mal y vamos peor. No tiene solución rápida y, aunque no me crean, tampoco importa pues es tal el estado de cosas que seguiremos jodidos un buen rato. Escribo esta vaina, esta cosa que no quiero nombrar, desde toda la extranjeridad que me invade, desde la incomodidad absoluta que siento cada vez que miro mi pasaporte. _Estamos jodidos, tanto que no lo vemos.

El pasado 9 de Noviembre se cumplieron 76 años de la Kristallnacht en 1938; la noche en que comenzaron las deportaciones de judíos a los campos de concentración de la Alemania Nazi. En esa sola noche se incendiaron más de 1000 sinagogas y fueron destruidos más de 7000 negocios propiedad de pequeños comerciantes judíos. Para los judíos serfardíes, esta fecha es solo comparable al 31 de Marzo de 1492, día en que los reyes católicos aprobaron el edicto de Granada con el que se expulsaba a todos los judíos del territorio de España; esta no ha sido la única expulsión de judíos registrada en la historia.

VI A 3d2. Album 41 25

Me conduzco desde la libertad que me da este desierto “que siempre va conmigo”, como diría Antonio Machado; como un dasein que vive únicamente en el presente porque lo que es la cédula de identidad, hace rato que la llevo atragantada. Me miro en otros que expresan esa misma incomodidad, como Leonardo Padrón; e incluso en ellos, no me reconozco del todo, es decir, veo más lo que no soy que cualquier otra cosa.

Ya se me ha vuelto costumbre ese libreto en el que la familia, los primos o los panas me dicen que exagero, que las vainas se ven color de hormiga en el exterior pero viviéndolas desde adentro no son tan graves. Por eso, con alguna frecuencia, hago este sencillo ejercicio de memoria: Los venezolanos conviven con la crisis financiera desde el 18 de febrero de 1983 (el viernes negro), vale decir desde hace más de 30 años; y con la crisis política y el peligro de desintegración desde el 27 de febrero de 1989, vale decir más de 24 años. Uno de los rasgos más tangibles de esa crisis ha sido la frecuente devaluación de la moneda venezolana. Durante los 12 primeros años de mi vida, la tasa de cambio libre del bolívar frente al dólar americano fue siempre de 4.3 Bs/USD. El viernes negro la tasa de cambio se devaluó, de un solo manganazo, a 7.5. Jaime Lusinchi recibió el tipo de cambio a 13.55 y lo entregó a CAP en 1989 a 37.3, con un mínimo de reservas internacionales sin precedentes (menos de tres semanas de importaciones) y una caja negra de corrupción, la oficina de RECADI, con la cual se controlaba la venta de divisas y se favorecía de modo discrecional a los afectos al gobierno, mientras se chantajeaba a los opositores abiertos. ¿Recuerdan cómo escaseaba el papel para El Nacional y el Diario de Caracas?. En 1989 CAP inició  el paquete de medidas económicas negociadas con el Banco Mundial y el FMI. Regresamos al cambio libre y, debido a los ajustes por el tipo de cambio represado y la escasez inicial de reservas, la tasa de cambio llegó casi a 40. Luego, las mini-devaluaciones o crowling-peg llevarían el tipo de cambio por primera vez a más de 100 en noviembre de 1993. El gabinete del segundo gobierno de Caldera. recibió el tipo de cambio a 108. Este periodo estuvo marcado por dos grandes devaluaciones; la crisis financiera hizo a Caldera retomar el control de cambio y establecer una tasa de 168. En 1996, se regresó al cambio libre con una tasa inicial de 289, que inmediatamente saltó a 470 en abril de ese año, como parte del programa económico de la Agenda Venezuela de Teodoro Petkoff. La inflación total de 1996 sería la más alta histórica en Venezuela hasta el día de hoy, de más de 100% anual. El tipo de cambio durante el gobierno de Caldera-II cerró a 574. En resumen: Desde 1973 hasta 1989 la IV república realizó una devaluación de 4.3 a 574 Bs/USD, léase de 574/4.3= 13,348837209 o sea 1334,88%. De 574 en 1989, en diciembre de 2007 el cambio cerró a 5700. En enero de 2008 el gobierno hizo el cambio de moneda que suprimió tres dígitos, de modo que se corrigió el cambio a 5.7, en el que se mantuvo fluctuante durante todo ese año. Al presente la tasa de cambio oficial en Venezuela (4.3) es ficticia. Dólares a ese precio no se consiguen ni en el Olimpo y, como es sabido, no existe mercancía más cara que aquella de la que no se dispone. Los venezolanos hacen compras en rally, van en equipo, se llaman por celular: ¿Ya conseguiste los pañales? No compres el papel tualé que mi tía ya consiguió; si ves café agarra dos, que aquí no hay.  Las páginas que publican el precio del dólar “no oficial” o dólar “negro”, son perseguidas y bloqueadas por el gobierno venezolano.; de modo que no publicaremos la odiada cifra, no nos vayan a llamar especuladores. En la frontera con Colombia, sin embargo, se maneja un tipo de cambio que ronda (y a veces supera) 20COP/BF (Bolívar “fuerte” frente al Peso colombiano) y la tasa de cambio libre en Colombia, el vecino más cercano, es de 1992COP/USD. Si Usted, querido lector, realiza el mismo ejercicio de antes sin olvidar los tres dígitos suprimidos en la denominación monetaria venezolana, se dará cuenta de que la devaluación acumulada en la V república es de 16.550,52% lo que equivale a decir que con 1655BF de los actuales se compra lo que en diciembre de 2007 se compraba con 1Bs de los viejos. La devaluación acumulada desde 1973 hasta ahora, agárrense los pantalones, es de 2.209.302,32%, lo que equivale a decir que, en 1973, con 1Bs se compraba lo que hoy se adquiere con 22093,02BF.

Pero la vaina no es para tanto, pues. Yo estoy exagerando. Soy un maniático de mierda, un paranoico; son mis primos y amigos los que tienen razón. No voy a sacar la cuenta de cómo hemos descendido en inseguridad, quien se quiera deprimir puede ir solito y pinchar, por sí mismo, aquí. Los venezolanos se han (ya no sé como decir “nos hemos”) acostumbrado a lo insoportable, lo hemos hecho parte de nuestra vida diaria. Lo insufrible es nuestro pasatiempo en los cafetines y nuestra sobremesa, aún cuando no hay mesa. No nos detenemos a reconocer eso que es insoportable; es mucho mejor agredirnos entre nosotros. Además es más fácil que intentar enfrentar y sacar definitivamente a los responsables del actual estado de las cosas; y eso porque, en gran parte, somos nosotros mismos los responsables, vale decir que deberíamos comenzar por sacarnos a nosotros mismos, si caben tanto el término como la osadía. Sería más barato para nuestros hijos y nietos que simplemente nos vayamos al carajo y les dejemos todo, tal como está, para que comiencen desde cero. Al menos no tendrían que lidiar con esta generación perdida que constituimos. La apatía nos paraliza mientras vemos pasar, frente a nuestras narices, robos, latrocinios, asesinatos, secuestros.

kristallnacht

Nos sucede de nuevo una Kristallnacht frente a las narices, y ni siquiera la reconocemos. La foto de este comerciante llevado a la quiebra, que ha recorrido todas las páginas y redes sociales, ni siquiera nos hace clic. Por Dios santo; ¿No son los mismos militares los que están saqueando, organizando las colas, dándole preferencias a sus allegados, marcándole sellos a la gente en el hombro para “organizar el saqueo”?

kristallnacth2

¿No nos damos cuenta de que se trata de un saqueo orquestado, desde arriba, por el mismísimo gobierno que necesita crear, artificialmente, un estado de excepción? “La bêtise insiste toujours”, decía Camus. Con cuánta tristeza he leído hace poco el artículo de Fernando Mires sobre este escritor; tristeza por toda la razón que lleva. ¡Diablos! Agradezco también ese artículo de Roberto Casanova sobre la manipulación deliberada de la economía, que ejerció el régimen Nazi durante casi 15 años. Este artículo, en muchísimos sentidos, me da una nueva luz, una nueva explicación sobre la Kristallnacht, sobre todas las Kristallnachts. El objetivo era doble: no solo marcar a un enemigo para desviar la atención, también destruir el sistema natural del libre mercado para someter al resto de la población a través de una economía caótica controlada por unos pocos. Eran perversos aquellos como son perversos éstos, no solo con sus enemigos, sino entre ellos mismos. Mientras marco a mis enemigos con afiches, consignas e insultos; pongo a pasar hambre y necesidades indecibles a mis propios afectos, el mayor objetivo de todo es la sumisión. Ese círculo perverso se cierra maravillosamente cambiando el marco legal, de modo que no se cometen robos, sino que se ejecutan expropiaciones. No se asesina a los opositores, solo se les corrige aplicando todo el peso de la ley. Igual que en la época del Nazismo; todo lo que se hace es perfectamente legal; y la ley está perfectamente ajustada a nuestros deseos.

Qué clase de idiotas somos. Cómo no lo vimos venir. Cuán incapaces somos de salir del lugar en el que nosotros mismos nos metimos, individual y colectivamente. Y sobre todo, qué idiotas seguimos siendo mientras pensamos, o dejamos que nuestros seres queridos piensen que no es tan grave la vaina, que todo está bien dentro de lo que cabe, y que no cabe esperar mucho. Se sobrevive y ya es bastante. Cargo una rabia indecible que apenas amaina cuando me acuerdo de De Gaulle, “Le destin du monde est là… Rien n’est perdu… Les mêmes moyens qui nous ont vaincus peuvent faire venir un jour la victoire… Quoi qu’il arrive, la flamme de la résistance française ne doit pas s’éteindre et ne s’éteindra pas”. Luego se me arrebata de nuevo, cuando me acuerdo de Jean Moulin; “Je ne savais pas que c’était si simple de faire son devoir quand on est en danger”. Y, desde luego;  ya no confío ni mi seguridad personal ni mis ahorros bajo el baremo de mis coterráneos. Me perdonarán, perola vaina está jodida. Muy jodida. Además está jodida desde hace rato, como unos 30 años por la medida chiquita. Va a seguir jodida para nosotros, aunque comencemos a cambiarla ya; pero si no la cambiamos, seguirá jodida para nuestros hijos, nietos y bisnietos.

Si no lo ven; quienes perdieron el sentido de la realidad son Ustedes.

Borracho y loco, o sea guayaba y tusa

En Venezuela el ratón no es un animal, sino eso que en Colombia llaman guayabo, que tampoco es un árbol que da guayabas. Sinónimo de ratón extremo es un canguro, cuyo equivalente boyacense no existe. En cambio, lo que en Venezuela es un guayabo (que tampoco es un árbol) en Colombia le dicen tusa, la cual no es un sustituto del papel tualé, aunque a veces uno debería considerarlo seriamente. Estar superlativamente entusado/enguayabado, o ambas no sinónimas y a la vez, es todo un problema que tiene su correlativo del otro lado de los andes, pero nunca se está encangurado, sino encucado.

 El guayabo suele ir acompañado de una rocola y cada quien lleva por dentro la suya propia, hasta los más serios. Llévese uno al pana (parcero) más serio que tenga a mano pa un karaoke, sin aviso ni anestesia; y descubrirá uno con el paso del ron o el aguardiente cómo el aumento de la presencia de radicales OH conlleva un ineludible parpadeo de la virilidad. Cada país tiene, además, sus propias formas idiosincráticas de enguayabarse y/o entusarse, ambas inclusive. Los mexicanos son unos rudos en la materia, algo así como unos súper-sayayines del despecho: Hasta el más macho se sabe por lo menos una de Juan Gabriel con la Durcal (¡díganme que no!). En cambio, fuera de las telenovelas, los argentinos no siempre cruzan la frontera hacia el reino de lo ridículo con el mismo desenfado de un mexicano. Una vieja amiga decía amar el tango porque siempre hay un argentino sufriendo. Cuestión de un cierto exceso de racionalización: antes de hacer el ridículo con libertad, un argentino precisa años de diván y psicoanálisis. Los mexicanos son ridículos sin pensarlo, les sale natural y por eso es que también pueden ser muy serios. Una cosa es talento y otra academia, eso está claro.

 Para la trascendencia en el acervo cultural de guayabo-tusa histórica, el tamaño no siempre cuenta. En Brasil la tusa se tiñe de saudade y produce chicas de Ipanema, produce sambas da roda, produce Paulinhos da Viola, Marissas Monte, Seu Jorges e muitos mais. La tusa en USA es tusa con iniciales y copyright, y tiene profetas: Barry White, Barry Manilow y su Santidad Elvis Presley; seguidos de cerca por Donna Summer, Roberta Flack y Gloria Gaynor. Es curioso, sin embargo, que nadie pueda puede competir con las pequeñas Cuba y Puerto Rico, dos superpotencias del guayabo. La Sonora Matancera nos marcó a los latinoamericanos por más de medio siglo: para nosotros la quintaesencia de la tusa está en el estómago microscópico de algún ácaro que vivió en la peluca de Celia Cruz y, obviamente, se alimentaba de azúcar. Yo por ejemplo tengo una neurona jodida que me hace llorar involuntariamente cada vez que escucho a Marco Antonio Muñiz con aquella que “el gran Gaudí llamó la perla de los mares” y me acuerdo de mi abuela cantando mientras colaba el café de la mañana. Por cierto que, de pana y todo, a Marc Anthony le quedó bueno el remix. El testigo fue retomado por la orquesta La Billo’s Caracas Boys, única en su género de tusa big-band.

 En eso de la tusa no se salva nadie, ni siquiera los comegatos. Así pelúos y todo, con greñas, melenas, tatuajes y piercings; el Rock ha dado varias “monster ballads”, que es como los gringos suelen llamar a esa canción que lo atraviesa a uno y lo deja sin saber qué hacer, no importa cómo ni dónde se la encuentre, usualmente en las situaciones más incómodas y en público. Piénsese nada más en “Love of my life” de Queen. El Rock en español también tiene las suyas: “Dormir contigo es estar solo dos veces”, decía Fito Páez. Hay hitos de hitos del guayabo en español, y si el guayabo en español merece tratados enciclopédicos, el guayabo español (o sea, el propio de España cañí y olé, men) amerita tomos enteros. Un capítulo aparte, nunca jamás superado entre el cielo y el suelo, es la banda Mecano. Los francoparlantes, por su parte, tienen una manera propia de enguayabarse que a los de este lado del árbol lingüístico nos resulta curiosa, por decir lo menos. Escuchar a la Piaff con esa de “laisse-moi devenir l’ombre de ton chien”, o a Brel con aquella de “t’avais perdu le goût de l’eau et moi celui de la conquête” es como hacerse el hara-kiri con una pluma-fuente Mont Blanc.

 Conste que no hablo de Europa del Este, porque únicamente en Polonia uno pierde la vida enguayabándose y se lo traga un agujero negro. Los balcanes, de hecho, tienen una manera casi dionisíaca de despecharse; así que con el perdón de toda esa gente, paso y gano.

 Los venecos, pa eso de enguayabarse, se clasifican en tres bandos. Están los prehistóricos, vale decir los que se emborrachan oyendo a Felipe Pirela y recuerdan los tiempos en que pulían hebilla en una sola baldosa del bar. Luego estamos los enguayabados guayabicenses (o sea, guayabas al cuadrado, como sospecho que diría Andrés López), somos los que nos enguayabamos con Yordano (“y tú apareces como una sombra en cada frase que oigo, cada mentira que digo”) o nos deprimimos hasta el fondo con Amy Winehouse. Y luego están los chamos de 25 p’abajo, que la verdad yo hasta me pregunto si se enamoran. El reggaeton no perdona, eso del perreo no deja neurona sana. El guayabo constituye una energía difícil de canalizar. Puede arrastrarnos al marasmo, también rescatarnos de él. Si no, pregúntenle a un borracho, a un depresivo o a ambos. Yo aquí modestia aparte como Ulises, o sea como todo el que se deja arrastrar al marasmo alguna vez y sale vivo para contarlo; tengo lista mi lista pa la rocola y el karaoke. Aquí tienen el CD de mi “autosuicidio guayábico” (*), que se efectúa según el siguiente rito musical, en orden inverso de mi hit-parade: Las primeras 4 son pa calentar. De la 5 en adelante la vaina se pone seria, y si entre la 10 y la última Usted no llora, es porque comparte más del 50% del ADN con Michel Camdessus o Alan Greenspan, aunque no lo sepa. Aquí van, con todo y links, por si se atreven.

  1. Borracho y loco (Los enanitos verdes)

  2. Llueve sobre mojado (Fito Páez)

  3. Tus fotografías (Nelly Furtado & Juanes)

  4. More than words (Extreme)

  5. A flor de piel (Yordano)

  6. Moscas en la casa (Shakira)

  7. Me cuesta tanto olvidarte (Mecano)

  8. Entre Matane et Baton Rouge (Isabelle Boulay)

  9. Shishah (Shlomo Artzi)

  10. Will you still love me tomorrow? – Amy Winehouse

  11. El jibarito – Lamento borincano (Rafael Hernández/Marc Anthony)

  12. Para ver as meninas (Paulinho da viola – Marisa Monte)

  13. Sombras nada má (Felipe Pirela, Billo’s Caracas Boys)

  14. Chanson des vieux amants (Jacques Brel)

  15. Tive razao (Seu Jorge)

(*) Autosuicidio: dícese de el suicidio perpetrado al interior de un automóvil. El término lo puso de moda un expresidente difunto.

Me saquearon el alma

Un fantasma recorre a Venezuela: el fantasma del Caracazo; uno que es capaz de pararle los pelos a cualquier venezolano y, muy especialmente, a cualquier caraqueño. Uno que nos hace pensar en toques de queda, en suspensiones de garantías, en muertes, en desaparecidos.

Hace casi 25 años ese fantasma asomaba los dientes, y entonces cometimos el grave error de justificar lo injustificable. Interpretamos “…las motivaciones de la gente que irreflexivamente, pero desbordando lo que tienen dentro de sí, han llegado a realizar hechos de violencia y saqueos”. Aceptamos como colectivo el hecho de que toda la molestia desbordada se debía a que las autoridades eran indiferentes ante los reclamos de la población. Aceptamos que el estado de las cosas se debía a “los errores de la democracia”. Aceptamos que “no se le puede pedir sacrificio al pueblo si no se da ejemplo de austeridad”.

Vale decir que redondamente nos excusamos. O mejor dicho, nos excusaron grautitamente y nosotros, todos nosotros, los venezolanos de a pié, el pueblo llano, aceptamos agradecidos tan amable excusa. La incorporamos a nuestro inconsciente y decidimos no sentir ninguna culpa o responsabilidad por todo lo que ha ocurrido desde entonces. Jamás se nos ocurrió que la motivación de los saqueos no fuese solo el hambre; sino la comodidad, la envidia del trabajo ajeno, el simple robo. Jamás se nos ocurrió que el descontento de la población no se debiera a la indiferencia del gobierno de turno, sino al deseo de impunidad para de robar, saquear, ultrajar, secuestrar y asesinar sin ningún límite. Hace 15 años tenemos un gobierno que no solo es indiferente, sino que actúa frontalmente en contra de la mitad de su población, sin que se escuche ni la más mínima queja de la mitad que no se siente directamente afectada. La política es simple: Hagan lo que quieran mientras nos permitan hacer lo que queramos. Jamás pensamos que el estado de las cosas se debía a nuestros propios errores morales. Finalmente; jamás pensamos en voltearle la ecuación populista al gobierno: Darle a nuestros dirigentes tal ejemplo de pulcritud, rectitud, austeridad y trabajo, que ningún político osara tomar para sí ni un solo céntimo del erario público. Ser nosotros, individual y colectivamente, el ejemplo y baremo de nuestros dirigentes; y no al revés.

Dicen que es imposible estafar que un inocente. A los venezolanos, lo único que lamentablemente nos sobró fue malicia. Por eso volvimos a caer. Y ahora resulta que el fantasma está vivo y muestra los dientes.

De nuevo vienen los saqueos, y todos rezamos para que no sean tan graves. Casi veinticinco años después tengo que recordar de nuevo aquel artículo de José Ignacio Cabrujas, “La revolución del Trinitrón”, salido a página entera en la primera del cuerpo C de El Nacional (si mal no recuerdo)  unos día después de comenzados los saqueos generalizados del 27 de Febrero de 1998. El artículo de Cabrujas fue, en esa ocasión, uno políticamente incorrecto. A diferencia de otras voces que justificaban la crisis y los saqueos, Cabrujas tuvo el valor de mostrarnos esa otra parte que no queríamos ver, y de decirlo con todas sus letras: Saqueamos porque no queremos trabajar.

Hace 25 años se pensaba que lo económico estaba por encima de lo social, y ocurrió un Caracazo. Desde hace 15 años se sostiene que lo social está por encima de lo económico; lo que paradójicamente no ha impedido que ocurra un nuevo saqueo masivo. Hace 25 años los venezolanos de a pié pensábamos todos: “No nos vamos a ir”. Hoy muchos nos hemos ido; no solo porque la situación económica afuera sea mejor que en Venezuela, sino porque llevamos años siendo llamados escuálidos, apátridas, agentes del imperio. Recibimos los más increíbles insultos solo por no pensar igual que nuestros actuales dirigentes. Nos hemos ido muchos venezolano de a pié, porque no podemos vivir en Venezuela, y subsistir de nuestro trabajo. Porque el actual régimen no quiere ciudadanos independientes y económicamente productivos: se quiere vasallos, mano de obra esclava, focas 24/24 7/7.

En el intento político de reconducir todo el descontento popular sobre una fuerza institucional con dirigencia política, que terminó en el proyecto del “chiripero”; Rafael Caldera nos hizo pagar el alto precio de justificar, dentro de nuestra memoria emocional, los saqueos. Y allí nos jodimos todos. Con el respeto que puedan merecer las intenciones del Caldera de entonces (ni por asomo diría que yo lo habría hecho mejor); esa justificación es posiblemente el mayor precio histórico que pagamos los venezolanos en nuestro inconsciente colectivo: Al cerrarnos a admitir nuestra responsabilidad como ciudadanos, abrimos la puerta franca por donde los populistas siguientes nos estafaron.

He visto vitrina tras vitrina; negocio tras negocio, todo lo que ha salido en los periódicos y redes sociales. Los saqueadores tienen un ego parecido al de los asesinos en serie: les gusta que su obra salga por los medios. Me separo deliberadamente de todo ello: No me haré eco de las fotos de locales saqueados en los últimos días. Sé también que justo ahora somos gobernados, como nunca antes en la historia de Venezuela, por lo más selecto de la mafia, la élite de la gente sin escrúpulos. De modo que lo que sigue no va dirigido a ellos, sino a ti, mi pana venezolano de a pié igual que yo, que te quedaste y crees que eso justifica que saques algún beneficio de todo lo que vives, a expensas de otros venezolanos de a pié como tú.

Venezuela vivió durante 40 años con un petróleo vendido a dos dólares el barril. Hace 25 años hicimios crisis y no pudo vivir con un petróleo vendido a dieciocho dólares. Hoy llevamos 15 años con un petróleo vendido sobre los 90 dólares, y que estuvo durante mucho tiempo por encima de los 120. Y todavía no podemos vivir.

No te excuses en el terror infundido desde arriba, o en las órdenes superiores. Eres dueño de tus actos, principalmente en los momentos más difíciles de tu vida.

Si sales a saquear, eres responsable el único por ello.

Si te robas las medicinas y los equipos médicos de un hospital, y no te importa por ello joder a gente más necesitada que tú; eres el único responsable por ello.

Si hurtas, robas, atracas, secuestras o matas; o si golpeas, violas, asesinas y cometes infamias; eres el único responsable por ello.

Si le niegas a tu vecino una oportunidad de comer a causa de su posición política, eres el único responsable por ello.

Si usas la lista Tascón (o cualquier otra lista) para discriminar a tus semejantes, eres responsable por ello. No te hagas el listo; sé listo: Si usas la lista, tu moral está lista y, como eres el único  responsable por ello, estás listo.

Si te aprovechas de una turbulenta situación política para llevar a cabo tu pequeña venganza personal contra alguien más; eres el único responsable por ello.

Si aprovechas el desorden para hacer contratos y llenarte de dinero sobre el hambre, la miseria y desesperación de tus semejantes, eres el único responsable por ello.

Si has amenazado a otras personas y a sus seres queridos de palabra, por escrito o físicamente; eres el único responsable por ello.

Si has invadido algo que no es tuyo, apoyado por un gobierno que llama “expropiar” a lo que tú y yo sabemos que es robar; eres el único responsable por ello.

Si has agredido a otras personas que por su esfuerzo propio lograron superar metas personales como estudiar y formarse, únicamente por sientes envidia, aunque sabes que tú mismo tuviste esa oportunidad y la dejaste pasar; eres el único responsable por ello.

Si has atacado y destruido símbolos sagrados o lugares religiosos, o personas que tú mismo sabes que solo propagaban la paz entre venezolanos, si has insultado a curas, pastores, imanes, monjes o rabinos, únicamente porque se te dio una orden y una línea política que no respeta la diferencias entre pares; eres el único responsable por ello.

Si has decidido nunca más trabajar, y para ello eres capaz de cometer cualquier infamia contra tu prójimo; si no te importa no ser dueño de ti mismo en lo que resta de tu vida; eres el único responsable por ello.

El hambre no justifica el saqueo, ni el robo, ni el asesinato, ni el acoso del otro, ni la limitación de sus derechos políticos o económicos. El hambre no justifica el resentimiento. El hambre no justifica el odio. El hambre no justifica la venganza, personal o colectiva. El hambre no justifica el apoyo a un régimen que destruye a tus semejantes.

No te quejes luego de que la mitad de tus panas, venezolanos de a pié igual que tú, que decidieron no dedicarse ni a putas, ni a chulos, ni a buhoneros, ni a traficantes, ni a importadores, ni a jalamecates o focas de ningún régimen; hayan dejado de hablarte o, más triste aún, se hayan mudado de país.

El problema, mi pana, es la responsabilidad que tú no admites. Sin importar quién te ordena qué, o quién dice qué por televisión, por internet, por la radio o por donde sea: Tú tienes que distinguir lo que es bueno o malo.

Si no puedes, no le pidas a tus dirigentes que te lo aclaren.