Bitácora

Kafka en Bogotá: Demora en entrega de cédulas lesiona derecho de extranjeros

 Bogotá, 16 de Febrero de 2013. La demora en más de diez meses en la entrega del documento de identidad, por parte de la oficina de Migración, lesiona los derechos civiles y económicos de los extranjeros residentes, trabajadores y estudiantes.

 Voy a cualquier oficina de banco. Intento cobrar un cheque, hacer un retiro, pagar el consumo una tarjeta de crédito. El empleado de turno en la taquilla me niega la posibilidad de realizar la transacción pues el documento de identidad que presento, no es reconocido por los bancos. La misma escena se repite en cualquier ministerio o notaría. Los funcionarios, sean de instituciones privadas o públicas, miran con desconfianza la “contraseña”; así se llama el trozo de papel con una foto que la oficina de Migración me entregó hace ya ocho meses, y que yo mismo debí plastificar.

En la República de Colombia es imposible hacer transacciones bancarias, manejar los propios recursos legalmente habidos a través del trabajo, mucho menos firmar un contrato o registrar el nacimiento de un menor; sin la cédula de identidad. Tal reglamentación es universal e incluye, no solo a los ciudadanos colombianos, sino también a los extranjeros que vivimos en Colombia con alguna visa, sea ésta de estudiante, de trabajador o de residente.

La oficina de Migración fue estrenada el año pasado, luego de la intervención del DAS a causa del escándalo de las chuzadas. Ninguno de los extranjeros que vivimos en Colombia teníamos idea del calvario que seguiría a continuación de esa intervención. Los procesos de cedulación se paralizaron literalmente. Tantos inconvenientes ha causado la demora en la entrega de los nuevos documentos que un extranjero puso una tutela contra los bancos privados; y la ganó. Los tribunales fallaron a favor de los extranjeros que, como quien escribe, pagaron a tiempo la costosa renovación de la visa y de la cédula de identidad (más de $600.000 entre una cosa y otra), a fin de continuar de manera legal su estadía en suelo colombiano. La demora no es imputable a nosotros, sino al incomprensiblemente largo proceso administrativo que ha llevado a cabo la nueva oficina de Migración desde entonces. A la fecha, todos los extranjeros que viven en Colombia aún esperan la entrega de la nueva cédula, que no llega. Mientras tanto deben sortear la negativa de las instituciones o particulares que no conocen ni de las sucesivas resoluciones del despacho de Migración, ni de la mencionada tutela, ni de la sentencia firme de los tribunales.

Vivo en Colombia hace casi cuatro años. Soy un simple profesor universitario, doy clases en la Universidad Nacional de Colombia. Tengo dos hijos: el mayor de siete años, y otro recién nacido apenas el 20 de diciembre pasado, aquí en Bogotá. Por esas y otras razones familiares, mi esposa y yo decidimos quedarnos a vivir en Colombia. Compramos una vivienda, pagamos la cuota inicial con nuestros ahorros. El préstamo hipotecario por el resto del costo de la vivienda está detenido a causa de un solo documento: La cédula que no aparece. El ente que se niega a recibirlo no es un banco privado sino, nada más y nada menos, el Fondo Nacional del Ahorro. Un ente público que se niega a reconocer la sentencia firme de un tribunal de la República. No es posible llegar siquiera a las instancias de asesoría legal del Fondo. En taquilla rechazan los papeles, siempre de manera cortés y, sobre todo, verbal. Nada por escrito. Ningún rechazo que sea constatable. Si no lo estuviera viviendo no lo creería. Literatura de ficción kafkiana.

Advertisements

Dejar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s