Si yo me indignara

(Originalmente publicado el 12/10/2012 en gabrielpadillaleon.wordpress.com)

Indignarse o no indignarse: hé aquí el dilema. ¿Qué es mejor? ¿Sobrevivir a nuestro propio sentido del ridículo, o ser tragados por las fauces de la masa? Bien.

Ya que estamos en eso, me he pasado el día pensando por qué debería indignarme yo. Digo, si uno quiere estar a la moda, hay que indignarse. Si no, no se es in. El que no se indigna es un pan y, como bien lo acotó Andrés López, nadie se lo va a comer. Así que indígnese, que  para comenzar, está en juego la supervivencia de la especie. Ahora,  si la cuestión no es ya indignarse o no, sino por qué; hé aquí una lista humanitaria que proveo a tod@s mis panas (la @ es cuestión de ser políticamente correctos, para que luego no me digan machista, o al menos para que no se note). De modo que, con  amor al universo e interés filantrópico; va aquí en orden inverso, desde la más suave a la más insoportable, mi humilde lista de

COSAS QUE ME INDIGNAN

15. El moñongo de Lila Morillo.

14. Los usuarios de transportes públicos que se tiran peos en los autobuses o vagones repletos durante las horas pico, sin la más mínima consideración para con niños, ancianos o mujeres embarazadas; sin ningún respeto por el protocolo de Kyoto, la convención de la Haya y los tratados internacionales sobre la limitación de armas químicas o biológicas en la guerra convencional. Conste escribe alguien consciente de sus debilidades gastrointestinales: cuando me jallo en semejante trance prefiero caminar a amargarle la vida a sus congéneres. Y eso quea veces la brisa le juega a uno malas pasadas. No se burlen.

13. Los locutores de emisoras de música clásica que no tienen idea de lo que está saliendo al aire, ni de quién lo interpreta, ni de cuál es la orquesta o el director, muchísimo menos el compositor, y nunca, pero nunca pegan una.

12. La chicha con canela y las tetas con silicona. ¿A quién se le ocurre arreglar lo que ya es perfecto?

11. Las diputadas o diputados que se las tiran de feministas o feministos hablando todo el tiempo de los ciudadanas y ciudadanos, estudiantas y estudiantos, güebonas o güebones. Me indignan tanto que me provoca meterme a estilisto y manicuristo.

10. El pizarrón (*) sin borrar que consigo, siempre con el mismo tipo de letra, cuando llego a dar clases; y que siempre vuelvo a dejar neuróticamente limpio al terminar de dar la mía.

9. Los cortes de luz/agua/teléfono/internet.

8. Las jevas que nunca te pueden decir de una qué es lo que les ladilla y uno tiene que empezar a adivinar. Uno: ¿Estás molesta mi amor? Ella: No, claro. Uno:¿Fue algo que hice? Ella: No mi vida. Uno: ¿Fue algo que no hice? Ella: No mi vida. Uno: Ok, ¿fue algo que he debido hacer pero no hice porque no me atreví a preguntarte hantes de pensar en hacerlo? Ella: No mi vida, es más complicado pero déjalo así… etc.

7. Quienes salen por allí a indignarse, como si estuviera de moda, por cualquier cosa que  alguien les sugiera en una red social (incluida esta lista); pero no se les ocurre protestar  contra los secuestros, las minas antipersonas, los crímenes de guerra, los desaparecidos o desplazados, los presos políticos, los perseguidos de conciencia, los discriminados, las violaciones a los derechos de la mujer… etc. Pasan por alto lo más importante en cualquier sociedad abierta: la inviolabilidad de las personas.

6. Las pizzas sin anchoas. Más todavía: las vainas que te venden como pizzas, como esa cosa con pollo, champiñones y piña. No panas, esa vaina no es una pizza y, me disculpan, pero soy un talibán en cuanto a pizzas se refiere.

5. La gente ñonga para comer.

4. Las cachifas (**) que todo lo cambian de lugar y no avisan. Se van corriendo, sonrientes, imaginando la semerenda arrechera que nos van a hacer coger cuando no consigamos el rollo de papel tualé, las llaves del carro o el inhalador de salbutamol. Pana no sean ratas, no lo hagan, que esa vaina sube la tensión.  Además; suena demasiado bien quejarse de las cachifas, es un tema de conversación absolutamente burgués. ¿No?

3. Los supuestos ayudadores de las cajas de supermercados, que se encargan de amarrarte las bolsas de mercado con unos nudos que no se desamarra ni con un curso de marino mercante.

2. Los Navegantes del Magallanes.

1. Y lejos, pero muy lejos de las demás, en el primero del ranking: Convivir con un indignado.

La última es la más tenaz de toda (perdón por el modismo rolo). Son todos una ladilla, ¿no les parece? Esa es una vaina absolutamente cansona cuando se trata, digamos, de la suegra, del padre o la madre, de un hermano. Ni hablar si se trata de su jeva, no hay quien aguante un mes de cantaleta. ¿Que su pareja hace ya rato que tiene el tonito de indignado o indignada? ¿Que ya no es tonito, ni sonsonete, sino franco acento dialectal? Ahí tiene un excelente motivo para indignarse. No se preocupe, no corre peligro. La mayoría de los indignados cogen mínimo cuando uno se indigna a su vez: indignado que ladra, no muerde. Si se trata, ya no de su cónyuge, sino de su jefe, le deseo suerte. Nada más insoportable que un indignado 24/24 7/7 en la oficina, de esos que se indignan si uno sale al pasillo a fumarse un cigarrillo o tomar café. Ánimo: indígnese Usted también, alguna vez tiene que llegarle su turno. Si no se trata de su jefe, sino del alcalde, del gobernador o, faltaba más, del propio presidente de la república; y de pronto siente Usted que tiene como mucho tiempo soportando el sonsonete, se siente incómodo digamos, y le baja una luz y tiene Usted ahí mismo una epifanía y se le aclara la mente y se le nubla la vista; de ahí en adelante es peo suyo. No le doy consejos para que luego no me digan traidor a la patria.

Eso de indignarse siempre tiene algo de ígneo. Mejor no jugar con fuego. En lugar de tanto indignarse, ¿qué tal si se ríe un rato de sí mismo?

(*) Dícese de un tablero. Cortesía del Diccionario Rolo-Veneco. Ediciones Sin Oficio. @2012

(**) Dícese de una mucama o señora de limpieza. Op. cit.

Advertisements

Dejar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s